ELECCIONES DEL 2018 EN COLOMBIA

Basta decir globalización, mundialización de las empresas, desarrollo de las tecnologías de información y comunicación, expansión del Internet y adquisición de las tecnologías inteligentes para comprender que este mundo ha cambiado y que seguirá cambiando a unas velocidades nunca antes vistas en la historia y con la creación de  mejores y más satisfactorias formas de vivir y de relaciones entre los hombres y en ellas no puede estar por fuera del asunto,la política. A esta le esta llegando nuevas formas y procesos de toma de decisiones, nunca antes previstos y narrados; es más, no planeados, ni previstos; como los sucesos conocidos por los referendos en los años pasados y el auge de las redes sociales; para colocar algunos, fuera de la propagación del populismo por la  izquierda y  la derecha.Y a fuerza del cambio, los políticos han debido innovar también  en sus actividades de  preparación de cuadros y militantes, de candidatos y de sus miembros indispensables para el manejo de los asuntos del Estado y su poder; así como en las formas de llegar a sus interesados y potenciales electores; los que lejos del ayer oscuro demandan más transparencia e información porque están mas alfabetizados en las nuevas tecnologías de lo que los mismos ejecutivos estatales y partidistas, creen y admiten creer.

Con estas novedades del mundo externo a los despachos y oficinas de los políticos es que han arrancado este año 2018 las elecciones en Colombia; donde el 11 de marzo se votara por el Congreso de la República (Senado y Cámara de Representantes) y el 27 de mayo por Presidente(con segunda vuelta fechada para el 17 de junio):dos procesos electorales diferentes, en fines, objetivos y comportamientos; que bullen al interior del país, donde se despliega todo el espectáculo de la política con mayor efervescencia de lo normal en lo cotidiano; porque a decir la verdad, parece que  Colombia se alimentara con la política, de la cual se quiere tener la mayor información; así ello no se refleje en los niveles de participación( en las últimas elecciones para el Congreso,  en el 2014, fue del 43.58%. sobre un total potencial de 32.795.962); lo que nos permite arrancar ya con un aserto muy oportuno:el hecho de buscar información y obtenerla no es suficiente para asegurar el voto;pero el no tenerla si premia la abstención.

El hecho de votar es cada vez menos racional y mas emocional; aunque los mismos políticos siempre inician su labor proselitista sumando y sumando votos, de manera consciente siguiendo sus percepciones y sensaciones(algo que no es racional).En vez de razonar, lo que hacen es racionalizar(proceso también psicológico). Y  a quién le gusta perder?.Por eso el dicho popular que no hay mas optimista que un candidato próximo a perder una elección. A estos ánimos elevados contribuyen de sobremanera los medios de comunicación que se dan a la tarea de crear  escenarios favorables para unos candidatos y desfavorables para otros, cuando a bien lo tienen expresándolos en los tiempos y comentarios de sus audiencias o simplemente con el silencio para otros; pues en política es mejor que se hable  aunque sea en contra. Lógicamente los silencios también tiene costos y recompensas en la devolución futura que hacen los políticos hacia los medios de comunicación con compras de pautas y programas especiales para sus intereses y parentelas; no de otra forma se explica la existencia de periódicos,emisoras, agencias de publicidad y de encuestas a perdida en sus balances financieros pero  rentables en lo social, en cuanto el poder regional o nacional.Y por ello hacen de los panoramas económicos y sociales  una sucesión de amenazas e inseguridades que luego se reeditan en las entrevistas de personajes y agentes de la política y del Estado según el interés particular que marca ese medio de comunicación y convierten  a esas personas en símbolos de referencia con un lenguaje subjetivo y emocional y en lideres de causas  ideológicas, morales y de valores, que abanderan la creencia de un mundo mejor. seguro y de prosperidad. Y mientras los académicos esperan seguir los cursos de la lógica escrita en los textos del pasado, los políticos activos se recrean en la puesta en escena de nuevos problemas y soluciones básicas que se innovan frecuentemente en la medida que las reuniones con los potenciales votantes generan aprobaciones y respaldos proyectando su personalidad y sus debilidades en programas y soluciones que el público da como propias;pues en su generalidad siente que con ellos resuelven sus males o al menos existe una esperanza. Es toda una obra de teatro con refinados diálogos nulos entre los candidatos y sus no escuchados-oyentes; aunque los saludos se acompañen de palmadas y abrazos porque el político sabe  que esas representaciones son cosas de pocas semanas, ya que luego de su elección(que es la representación real) todo volverá a la marcha normal de los acontecimientos siempre en constante dinámica, como lo es la política, que permitirá a su vez la nueva construcción de otros escenarios sobre nuevos hechos y sucesos de lo cotidiano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s